¿Cómo hablarle a un perrito nervioso?

Mi perrito es rescatado y se pone muy nervioso cuando conoce a personas nuevas. Estoy segura que varios conocemos a un perrito así o nos hemos encontrado con alguno en la calle y nos encantaría saludarlo o acariciarlo pero tal vez, ¿no conoces la manera adecuada de hacerlo? ¡No te preocupes! Sigue leyendo para aprender todo sobre los perritos nerviosos y cómo tratarlos.

Primero tenemos que identificar qué situaciones pueden hacer que el perrito se sienta nervioso, por ejemplo:

1- Sonidos muy fuertes

2- Personas extrañas

3- Otros perros

4- Niños pequeños

5- Tenerlo encerrado

Una vez identificada la fuente que está causando nervio a tu perrito te puedes preguntar, ¿Debería regañarlo o darle afecto? Puede ser muy fácil el confundir a un perrito que ladra por nervios o solo por ladrar. Por eso es importante identificar la causa del ladrido. Por ejemplo: ¿tu perrito siempre ladra cuando llegan extraños a tu casa? Es muy probable que, como al mío, las personas extrañas le causen estrés o nervios y su forma de expresarlo es ladrando. 

Sabemos que el premiar una mala acción puede hacer que los perritos piensen que está bien hacerlo y entonces van a repetir el comportamiento no deseado. Pero piénsalo de este modo: Si a ti te da miedo volar, ¿Qué te va a ayudar más? ¿Que te regañen o que te den palabras de aliento y traten de hacerte sentir bien? A nadie nos gusta sentir miedo, y en estos casos, tu perrito necesita que lo apapaches y ayudes a sentir protegido. La forma en la que actúas y respondes ante su miedo es muy, muy importante para ayudarle a superarlo. 

Entonces, ¿Cómo debo de actuar?

1- Si vas a salir a pasear, prepara premios que le gusten para ayudarle con su ansiedad. Puedes hacer un “kong” con tu mano, guardando por ejemplo un pedazo de salchicha y dejando que poco a poco vaya dando pequeñas mordidas a ella. Haz esto cuando se acerquen a una situación que le cause ansiedad como pueden ser: otros perritos, personas, niños, autos, etc. 

2- Si no tienes premios o bien, no pudiste evitar la situación de estrés durante el paseo, camina con confianza y de forma relajada pero segura. Si tu perrito siente que tu tienes la situación bajo control y no estás estresado, él se relajará. 

3- No lo satures de afecto a menos que te lo pida. También el afecto forzado puede afectar negativamente a tu perrito. Hay perritos que no les gusta que los abracen – así como existimos personas que no nos gusta que nos hablen cuando estamos tristes o bajo mucho estrés – pon atención al comportamiento de tu peludo y si se acerca a ti por afecto ¡Dáselo! De lo contrario, si prefiere alejarse o esconderse, dale su espacio y mejor háblale en tono amable y tranquilizante. 

Al final del día, tu eres su mayor fuente de apoyo. Nunca obligues a tu perrito a convivir con otras personas o perritos cuando están nerviosos. Un perrito nervioso puede sentir la necesidad de defenderse y podría terminar en una mordida. Ayúdale a tranquilizarse y ten listos estos premios. 

Deja un comentario